Pasos para el lacado y barnizado de madera

         

Te explicamos los pasos básicos para lacar y barnizar un mueble de madera y los productos que necesitarás durante el proceso.

Pasos para el lacado y barnizado de madera

El lacado y barnizado de un mueble no es un trabajo muy complicado, pero es cierto que los profesionales del lacado utilizan herramientas que quizá un particular no tiene a su disposición, como la pistola para aplicar la pintura. Esto, además de facilitar mucho el trabajo, deja un acabado liso y uniforme. Con la aplicación manual, costará más tener un acabado tan profesional, pero no es imposible.

Si contamos con una pistola para aplicar la pintura, tendremos en cuenta proteger las zonas anexas y los elementos para evitar que la pintura pulverizada manche lo que no quieres pintar. Para ello, puedes utilizar el Rollo de plástico con cinta Quick Mask Daevi en sus diferentes anchos, según la superficie a tapar.

Si no contamos con pistola, aplicaremos la pintura de forma manual con brocha o rodillo. Pero también deberemos proteger las zonas que no vayamos a pintar, para evitar cualquier accidente. El Protector Film Quick Mask también será ideal para cubrir parquet, paredes, lámparas,...

Productos necesarios para el lacado de un mueble

En primer lugar deberemos tener preparado todos los productos que necesitaremos durante el proceso de lacado del mueble:

  • Bayeta de limpieza
  • Cinta carrocero
  • Discos abrasivos / lijas de grano fino
  • Guantes de protección
  • Mascarilla de protección
  • Buzo de pintor desechable. Muy recomendable en caso de utilizar pistola.
  • Imprimación selladora
  • Esmalte/laca sintético o acrílico
  • Pistola / Brocha o rodillo
  • Pulimento o abrillantador. Muy recomendable para los elementos metálicos del mueble

Pasos para el lacado de un mueble

El primer paso para el lacado del mueble es, como hemos mencionado anteriormente, proteger la zona de trabajo y otros elementos susceptibles de ser manchados. Podemos utilizar rollos de plástico, cinta de carrocero, burlete adhesivo indicado para proteger las juntas, u otro producto de enmascarado que necesitemos.

Igual de importante es protegernos nosotros mismos, pues los esmaltes y pinturas son productos tóxicos que pueden perjudicar la salud si no tomamos unas sencillas medidas de seguridad. 

En primer lugar optaremos por unos guantes de nitrilo que aseguren que no se rasgaran con facilidad.

También necesitaremos una mascarilla idónea para la aplicación de pintura:  mascarilla básica si aplicamos la pintura manual, o mascarilla con válvula de exhalación en caso de utilizar pistola.

En este último caso también es muy recomendable utilizar un buzo o mono de pintor que ayude a proteger el cuerpo y la ropa.

Una vez protegidos, vamos a ponernos manos a la obra.

Lo primero es limpiar la superficie con una bayeta de limpieza que garantice que no dejará restos ni pelusas sobre el mueble. Si es necesario humedeceremos con agua la bayeta para retirar restos de suciedad.

Una vez esté bien limpio y seco, procederemos a lijar la superficie a pintar con una lijadora o manualmente. Si tienes lijadora, utiliza discos abrasivos de grano fino para no dejar surcos en la madera. Si optas por el lijado manual, te recomendamos las esponjas abrasivas de grano superfino, extrafino o microfino.

Una vez lijado volveremos a limpiar para asegurarnos que no queda ninguna mota de polvo que arruine el trabajo.

Seguidamente aplicaremos una imprimación que ayude a sellar la pintura. Dejaremos secar.

Ahora es el turno de aplicar el esmalte elegido. Utiliza una brocha si hay recovecos en la madera, o rodillo si es una superficie lisa. Aplica la pintura siempre en la misma dirección y procura no empaparla mucho.

Esperaremos a que seque y volveremos a lijar con grano muy fino para corregir las posibles imperfecciones.

Volveremos a limpiar la superficie y aplicaremos de nuevo otra capa de pintura.

El proceso de lijado lo podemos repetir si vemos que hay imperfecciones en la superficie. Pero con dos capas de pintura será suficiente para un buen acabado.

Dejaremos secar, y si buscamos un acabado brillante optaremos por aplicar una última capa de barniz o de cera. Este paso es opcional.

Si sigues estos pasos, el lacado de un mueble será un trabajo sencillo que dará un buen resultado.

Tanto si eres profesional como un aficionado al bricolaje, te aconsejamos que utilices una buena protección, de ello dependerá que el resultado sea 100% satisfactorio.

Consulta con nuestros asesores para conocer los mejores productos de protección que puedes utilizar en los trabajos de mantenimiento, reparación o repintado.

Publicado el 19/12/2017 en Productos

         

RSS 2.0 (Productos) RSS 2.0 (Blog ES)

Deja un comentario


( * ) Campos obligatorios

Categorías

NUESTRO BLOG

El proceso de pintado de un coche

Publicado el 23/1/2018 en AUTOMOCION, en Blog ES

Os desvelamos cómo se pinta un coche en fábrica. Desde la elección del color hasta el escaneo para la detección de fallos.

El proceso de pintado de un coche

Seguir leyendo    

Archivo