Tiempo medio de los procesos en reparación de carrocería

En la reparación de carrocerías de automóviles no hay dos averías o mantenimientos iguales.

Toda reparación proviene de un accidente, deficiencia en el mantenimiento de la carroceria, el paso del tiempo o condiciones ambientales. Y no hay dos situaciones iguales. Pero al taller de chapa y pintura le va bien tener una noción general de los tiempos de reparación en carrocería para poder dar la importancia que se merece a cada fase, así como a los materiales que se utilizan y que ayudan a optimizar estos tiempos.

Por esa razón, en Daevi hemos realizado un gráfico donde especificamos el porcentaje de tiempo previsto que se utiliza en cada proceso de la reparación.

Hay que tener en cuenta que hemos tomado de base porcentajes estimativos de una reparación media en carrocería rápida.

Veamos con detalle el porcentaje de tiempo para cada fase.

Tiempo invertido en cada proceso de la reparación de carrocería

Valoración de daños

Esta primera fase estimamos que ocupa un 4% del total de la reparación, incluye el estudio de los daños para poder valorar los procesos que se requieren, informar al reposable que lo llevará a cabo, si es necesario la petición de repuestos y preparar el material necesario prara la reparación.

Limpieza y Protección

Este fase requiere un aproximadamente 5% del tiempo total y conlleva una limpieza de la zona que permita focalizar el área donde se trabajará en la reparación, así como aplicar una correcta protección tanto de elementos adyacentes a la reparación como de elementos interiores del vehículo, que evitarán que las movilizaciones del vehículo por parte de los operarios ensucie el interior del vehículo gracias a fundas de protección específicas.

Reparación

A esta fase le asignamos un 40% del tiempo en reparación aproximadamente.

Incluye las reparaciones en la carrocería tales como abolladuras, rayadas y golpes. Dependiendo del grado del desperfecto deberemos hablar de los 3 tipos de uso de abrasivos:

1. Daño leve:  Requiere pulido y abrillantado para reparar pequeños defectos de pintura o arañazos leves y devolver el brillo a las superficies.

2. Daño medio: Requiere decapar la superficie para eliminar la pintura cuando el origen son rayadas considerables o ha habido una reparación profunda previa de chapa utilizando gradualmente varios discos abrasivos de diferentes granos.

3. Daño grave: Requiere un desbastado de chapa para igualar la superficie de la carroceria cuando han habido abolladuras profundas, rotura de chapa que requiera soldadura o existe una corrosión avanzada.

Enmascarado

Este proceso conlleva un 10% del total de la reparación aproximadamente, y consiste en sellar completamente el vehículo antes del trabajo de pintura.

Se comienza por una protección general para ir sellando con cintas técnicas las ranuras y desniveles de la carrocería (cinta de carroceroplástico con cintaburlete adhesivocinta levantagomas…). Es un trabajo muy minucioso e imprescindible que ayuda a conseguir un acabado perfecto minimizando el riesgo de defectos posteriores.

Pintura y secado

El proceso de pintura puede suponer un 35% del total de la reparación y engloba la aplicación de imprimaciones, lacados y barnices. Cada una de estas aplicaciones conlleva unos tiempos de secado específicos, por lo que también se considera que la pintura es uno de los procesos que más tiempo retiene el vehículo en el taller, lo que puede ocasionar “cuellos de botella”.

Limpieza final

En esta última fase se emplea aproximadamente un 6% del tiempo de la reparación e implica una limpieza profunda para realizar una revisión visual del área trabajada, así como del resto del vehículo, para encontrar pequeños defectos de pintura y corregirlos, así como realizar una limpieza del vehículo que aporte un valor añadido a la reparación y es un acto muy valorado por el cliente.

Os recordamos que estos porcentajes son estimativos, pues cada reparación es diferente y puede que los valores varíen, pero es un valor medio que pone énfasis en el tiempo invertido en cada fase de la reparación.

Hay responsables que creen necesario invertir más tiempo en el enmascarado para garantizar que el trabajo de pintura no cree defectos posteriores que requieran retoques (y por lo tanto más tiempo), y otros prefieren invertir más tiempo en la limpieza final ajustando el acabado y ofreciendo al cliente un resultado más vistoso.

Sea como sea, es imprescindible contar con los productos adecuados para cada proceso.

Si utilizas los anexos Daevi  tendrás una parte del éxito del trabajo correspondiente al proceso de enmascarado y protección temporal.

Si te ha gustado este artículo, no te puedes perder estos:

Llámeme ahora
+
Llámeme